Salud de extremidades y de las pezuñas

La salud de las pezuñas y patas es una manera fácil para los ganaderos.de evaluar la salud global del hato y la calidad de la cama, para asegurarse de que sean óptimas. Los distintos tipos de patologías de las pezuñas y patas afectan a distintas especies de animales, no debiendo subestimarse los factores genéticos. En vacas lecheras, el aumento de la tasa de sacrificio, los gastos veterinarios y las pérdidas económicas provocadas por un descenso de la producción, así como la necesidad de desechar la leche pueden estar relacionados con problemas de salud en patas y pezuñas. En las cerdas se observa una respuesta similar en las tasas de sacrificio y la fertilidad, lo cual representa un grave problema para la persistenciacia en el hato reproductor de las cerdas. En pollos de engorde, las lesiones en las almohadillas plantares constituyen un factor importante a efectos de evaluar el bienestar animal, dado que pueden causar dolor e incomodidad. En aves reproductoras, está claro que la salud de las patas refleja el estado de salud general y no solo en relación con el bienestar, puesto que también está relacionada con la presencia de infecciones bacterianas sistémicas por cocos Gram-positivos. La reducción de la movilidad también puede afectar al rendimiento de la producción en animales de engorde, al tener estos menor acceso a los alimentos.

Los aditivos nutricionales y para piensos pueden contribuir a mejorar la calidad del lecho y, de esa forma, influir en la salud de las patas y pezuñas. En segundo lugar, varios nutrientes, como los minerales y las vitaminas, juegan un papel crucial en la salud cutánea y la curación de las heridas e influyen directamente en la salud de las pezuñas y patas.